Oficios del futuro, 56 · Tesorero


De todas las misiones que en la nueva sociedad se puedan cometer, la del tesorero será quizá una de las más complejas y atrevidas, pues requerirá del oficiante gran manejo de las cuentas y un sentido del dinero que no incluya la orfandad. No será fácil su tarea, pues tendrá que registrar lo ganado y lo perdido y ser más hábil que todos los demás, que siempre habrá quien tenga quejas y quiera batallar por las monedas recaudadas, hasta por las de curso legal. Pero la función más delicada de quien llegue a tesorero no estará en la aritmética y su teorema fundamental, sino en las modernas matemáticas relacionadas con la lógica formal, pues tendrá primero que agrupar para separar después sin que nada le distraiga y lograr que una misma cantidad aparezca con valores diferentes en función de quien le escuche y considere su sacrílega labor. Al viejo dogma de dos y dos son cuatro añadirá tantas unidades como los amos dictaminen y tantas restará como los ciudadanos necesiten para ser conscientes de su lamentable situación, en la que se requieren ímprobos esfuerzos y augustos sacrificios para pagar no ya lo que no deben, sino lo que nunca existió. Habrá también oficiales del tesoro que sepan siempre de qué estadísticas hablar, así como qué gráficos mostrar y de qué deudas alertar, ingeniosos resortes inventados para que el dinero desafíe de forma permanente la ley de la gravedad, pues fluye siempre a las alturas y jamás desciende a su lugar, no otro que el sitio en donde nace y se genera a costa del trabajo y la pobreza, la codicia y el malestar. El tesorero pondrá por ello gran esmero en su gestión, pues de su alquimia financiera penderá la supervivencia de unos cuantos y la miseria bien ajena, claro objetivo demostrado a través de tantos años de hurto, latrocinio y espuelas tributarias que apenas dejan ya resquicio a los sueños ni a la razón, auténtico tesoro que las próximas autoridades se empeñarán en avalar mediante el silogismo disyuntivo de la lógica proposicional: tollendo ponens, que negando afirma.

© Fran Vega
Fotografía: August Sander

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s